Tutorial: Como despintar tus miniaturas

Cuantos de vosotros no os habéis arrepentido de pintar esa miniatura que tanto os gustaba de una manera poco acertada, con un esquema de colores que finalmente no os han gustado o simplemente, no os ha quedado todo lo bien que os hubiese gustado. Cuantas veces echas la vista años atrás, sacas miniaturas viejas de un cajón y ves lo mal que pintabas entonces. Muchas piezas ya no se fabrican y ahora te gustaría poder tener esas miniaturas “Old school” con un pintado más acorde a tu habilidad actual.

Desde PintorDeMiniaturas.com te traemos un pequeño y sencillo tutorial para despintar todo tipo de miniaturas y algún que otro truco.

Materiales necesarios:

–   Botes de cristal con cierre hermético (véase botes de conservas, mermelada…)
–   Cepillo de dientes
–   Alcohol (el del chino servirá)
–   Acetona
–   Líquido de frenos
–   Guantes de látex
–   Mascarilla
–   Cutter, palillos de dientes, aguja o alfiler, bastoncillos, alicates…

Para hacer esto recomendamos un sitio con buena ventilación y mucho cuidado ya que vamos a trabajar con materiales tóxicos e inflamables.

Veamos ahora para que usaremos cada producto:

–   Acetona: Miniaturas de metal. Es cara, podéis encontrarla en tiendas de material para peluquerías y algunas droguerías, preferiblemente usar acetona pura, la acetona para limpiar las uñas no funciona tan bien.
–   Alcohol: Miniaturas de metal, plástico o resina. El alcohol de toda la vida, de venta en farmacias, supermercados y en vuestro chino de confianza, preferiblemente el de 96º.
–   Líquido de frenos: Miniaturas de metal, plástico o resina. De venta en algunos chinos, grades superficies y tiendas especializadas

El proceso es bastante parecido para las tres.

Con el alcohol usad un tarro de cristal y calentadlo en el microondas unos segundos. Cuando veáis que empieza a burbujear sacadlo, meter la/s miniatura/s dentro y cerrad fuerte, remover con cuidado de no queramos y dejarlo varias horas, podéis ir viendo cómo sale la pintura, no hay un tiempo estimado aun que suele ser de un día aproximadamente.

Una vez haya salido el grueso de la pintura toca el momento de coger un cepillo de dientes y paciencia, frotar hasta remover toda la pintura. Tras esto seguro que tenemos algún hueco o detalles con pintura empastada así que con la ayuda de un palillo, una cuchilla o una aguja de coser iremos quitando con mucho cuidado toda la pintura.

Ya casi hemos terminado pero si queremos que la miniatura parezca nueva tendremos que pegarle otro baño adicional; en este caso yo uso jabón de manos o fairy, depende de lo guarra que este la miniatura todavía. Dejamos secar bien sobre un paño de cocina o toalla vieja y ya las tenemos listas para imprimar.

Recordad que no siempre van a quedar como el primer día, ya que muchas veces si la imprimación es demasiado gorda es difícil de quitar y esto nos costará varios baños en alcohol/acetona y un buen rato cepillando y no siempre compensa limpiar tantas miniaturas.

Como último consejo y una vez que tengáis todas las miniaturas listas, imprimar muuuuuy suave, con varias capas y no hace falta cubrir toda la miniatura como si estuviera totalmente pintada pero… Mejor lo dejamos por hoy y dentro de poco subimos un tutorial de como imprimar correctamente vuestras miniaturas.

Esperemos que os haya gustado, para cualquier pregunta, duda o sugerencia podéis dejarnos un comentario aquí mismo o en nuestro Facebook.

¡Un saludo!